Historia LMC

Los Misioneros laicos Columbanos en Perú

Introducción

EI11977, la Sociedad Misionera de San Columbano tuvo la idea de invitar e incluir a laicos comprometidos a una labor misionera.

En 1994, la Sociedad aprobó formalmente y comenzó el Programa de los Misioneros Laicos Columbanos.

1995-1998 En respuesta a la invitación hecha por la Sociedad, la Región Perú recibió el primer grupo de 3 misioneros laicos: Cathy Power, Fiona Reeder y Lucy Howe, de la región de Inglaterra. En 1996, llegó el siguiente grupo: Cath Collins y Allison de la misma Región. Los responsables del programa de ese entonces fueron el P. Juan O'Connell y el sacerdote asociado Bernard Grady.

1999-2000 Siendo el P. Cathal Gallagher Director Regional de los Columbanos, y su Vice- Director Gerry O'Shaughnessy, se vio le necesidad de solicitar la presencia de Misioneros Laicos.

Después de la clausura de la Región de Brasil, 3 filipinos: Irma Cantago, Ariel Presbítero y Juan Din, decidieron venir al Perú, como misioneros de período largo.

Para preparar la recepción de este tercer grupo de Misioneros Laicos, se formó el primer equipo de coordinación conformado por: el P. Gerry O'Shaughnessy, la hermana Columbana Maura Galaghue y la facilitadora del grupo, hermana Catherine McLerny de las Herma-nas de la Misericordia.

2001-2003 Ariel e Irma se integraron al equipo de coordinación junto al P. Gerry  O'Shaughnessy, mientras las hermanas Maura y Catherine facilitaron la reunión mensual de los laicos misioneros, donde se com partían experiencias personales de la misión, coordinaciones sobre asuntos del Programa.

En el 2001 se elaboró la propuesta del documento de trabajo en equipo entre los ordenados y los laicos de la Región.

En marzo del 200 1, llegó el cuarto grupo: Marilou Bordje y Lourdes Asence, de las Filipinas.

Enjulio del mismo año llegó el quinto grupo de Fiji/Tonga: Maopa  Dulunaqio, Malia Mataele, Gordon Smith y Serafina Ranadi (que vino luego de su labor en Chile).

El número de misioneros se había incrementado a 9. Luego de la salida de uno de los misioneros, los que quedaron eran 8 en el 2002.

Conclusión

Desde el inicio en 1995, los Misioneros Laicos han sido parte de la labor misionera en esta Región. Ellos han trabajado en las diferentes parroquias columbanas, apoyando el trabajo del sacerdote, pero también asumiendo trabajos concretos con las comunidades donde les tocó trabajar (Mujer, DD.HH., Justicia y Paz e integración de la creación, Juventud (delincuencia juvenil), Pastoral social, Pastoral carcelaria, Catequesis, acompañamiento en las comunidades, etc.).

Durante estos años el grupo de Misioneros se ha fortalecido, se han compenetrado entre ellos mismos y con los miembros de la Región, asumiendo con mucha responsabilidad y compromiso su programa.

Un punto importante a mencionar es que el año 2002, se retornó el diálogo entre los Misioneros Laicos y los ordenados de la Región para iniciar el Programa de Envío (al extranjero), a nivel de los misioneros peruanos.